Vacío

Total: 0,00 €

Blog

Imagen Video Deanna Mason
10 de Enero de 2018

El método de la Paternidad Proactiva: qué es y cómo se aplica

El método de Paternidad Proactiva consiste en dirigir y conducir a los padres hacia la obtención de los resultados finales deseados en la educación de sus hijos, mientras reconocen y respetan su naturaleza única e individual. Ser padre proactivo implica prevenir o limitar los problemas de conducta a la vez que transmitir valores éticos y morales de la familia para educar niños felices y sanos.

Consta de tres pilares principales: la disciplina y fijación de límites, las técnicas parentales flexibles y el sentimiento de confianza y de control.

Cuando se utilizan conjuntamente, estos tres pilares proporcionan a los padres una serie de herramientas útiles y adaptables para guiar a su familia basándose en los valores y preferencias elegidos.

¿Cómo se aplica la Paternidad Proactiva?

1. Sentar unos principios básicos que dirigirán a los padres hacia el éxito: Seguridad, coherencia y responsabilidad compartida.

2. Crear una base a partir de estos tres principios, que constituyen la base sobre la que se apoya internamente la Paternidad Proactiva, ayuda a los padres a continuar con los límites, la disciplina y las estrategias parentales.

3. Poner en práctica el modelo de Paternidad Proactiva, que representa cómo los padres pueden establecer las estrategias apropiadas para educar a sus hijos con valores. Los círculos van aumentando en flexibilidad, comenzando por el centro.

Círculo paternidad proactiva

• Círculo central: En él se encuentran las cuestiones de seguridad y aspectos no negociables.

• Círculo medio: Un nivel en el que los padres controlan de cerca los comportamientos de sus hijos pero les permiten practicar cómo asumir la responsabilidad de los valores que han aprendido.

• Círculo exterior: Se trata del nivel en el que los jóvenes pueden probar con supervisión parental los comportamientos que se les han enseñado.

 

4. Adaptar la disciplina al modelo de Paternidad Proactiva. Igual que los círculos permiten más flexibilidad, también acarrean una disciplina.

• Círculo central: cualquier conducta indebida en este nivel debe castigarse de manera firme y coherente a través de una postura impasible.

• Círculo medio: aquí los padres pueden controlar de cerca a su hijo, darle feedback y corregirle mientras aprende a utilizar los valores en su vida diaria.

• Círculo exterior: aunque los padres aún controlan a sus hijos en este círculo, también les permiten que sufran las consecuencias directas de sus decisiones, y les animan a buscar soluciones dando pistas y consejos.

Como educar adolescentes con valores

Todo esto sobre la Paternidad Proactiva y muchas más cosas las puedes encontrar en el libro de Deanna Mason, Cómo educar adolescentes con valores. Una guía práctica para saber guiar, apoyar, aconsejar y educar a niños y adolescentes de la mejor manera posible.