Vacío

Total: 0,00 €

Blog

Tumbonas
09 de Octubre de 2017

La importancia del descanso

Produce más trabajando menos

Es evidente que el trabajo es tan importante como el descanso, pero actualmente compaginar ambos a veces no es tan sencillo como parece. El trabajo se puede medir de dos formas: en tiempo y en productividad. Si pasamos muchas horas trabajando es inevitable que lleguemos al estado de cansancio, que solo podrá revertirse si descansamos, pero ¿somos siempre igual de eficientes tras el reposo? Lo cierto es que no. Influyen muchos factores, pero si hay algo claro es que a través de un correcto descanso podemos volver a un estado que nos permite concentrarnos y producir más en el trabajo sin necesidad de alargar horas esperando el resultado que queremos.

Alex Soojung-Kim Pang nos explica a través de estudios relevantes en la historia cómo producir más trabajando menos en su libro Descansa, llevando a cabo prácticas basadas en la estimulación de la creatividad y el mantenimiento de la creatividad.

En la primera parte se exponen qué hábitos debemos adquirir para estimular la creatividad:

1. Cuatro horas diarias de trabajo enfocadas intensamente en el tema en cuestión.

2. Práctica matutina. Es importante fijarse una rutina de trabajo para que la mente se active y aterrice la inspiración.

3. Andar. Una buena forma de dejar que la mente piense libremente y reflexione.

4. Siesta. Aumenta la vivacidad y disminuye la fatiga.

5. Paradas. Dejar algo inconcluso que fluya para poder retormarlo al dia siguiente. Inconscientemente la mente pensará lo que viene después.

6. Dormir. Durante el sueño nuestro cerebro sigue trabajando en el almacenamiento de nuestros recuerdos y conectando con el resto del cuerpo.

En la segunda parte se exponen las prácticas necesarias para mantener la creatividad:

1. Recuperación. Proceso de desconexión de la vida laboral haciendo actividades relajantes que cada uno elige.

2. Ejercicio. Reduce el estrés y activa la mente.

3. Juego profundo. Las actividades que requieran concentración ayudarán a desarrollar tu mente.

4. Periodos sabáticos. Tiempo para analizar y mirar con perspectiva dónde hemos llegado y hacia dónde queremos ir.

5. Vida sosegada. Equilibrio entre la tranquilidad y la ocupación.